Preboda en Amsterdam

Fotos de pareja Amsterdam

 

Vamos a hablar de varias cosas. Una de ellas , la importancia de una preboda y la importancia de que haya complicidad pareja-fotógraf@.

Siempre y cuando digo siempre, he creído en la importancia de hacer las cosas con amor, pasión y muchísimo cariño. Y en las bodas esto no puede ser menos.

Cuando una pareja viene a mí, lo primero que hago es conocerlas. Saber quiénes son. Si tenemos cosas afines y si no las tenemos buscar cualquier vínculo que nos pueda unir. Creo que es mega importante que haya una conexión. ¿Y esto por qué?. ¿Porqué es tan importante que un cliente tenga que llevarse bien conmigo?. Primero porque no es un cliente cualquiera. Es una pareja que va a depositar toda su confianza en ti para uno de los días más importantes de su vida. Entonces no, no es un cliente cualquiera. Tenemos que tratarle con mimo, con cuidado y buscando un equilibrio perfecto entre nosotros.

Si hay algo que me caracterice, es mi entusiasmo por el trabajo que hago y por ser realmente sincera y sensible (soy una persona PAS, ¿qué queréis?). Por eso, me entrego 100% a vosotros, como quiero que vosotros lo hagáis también.

Así que allá vamos, el día de la preboda:

  1. Importantísimo que nos llevemos bien.

  2. ¡Entusiasmémonos juntos con vuestro momento!. Que esto solo se repite una vez.

  3. Compartamos cervezas (si son artesanales, mejor), y cafés y charlas interminables.

  4. Hagamos la preboda donde realmente queráis. Buscar un sitio donde os transporte a momentos bellos, a un sitio que sea realmente especial para vosotros. Disfrutaréis más y estaréis más tranquilos, porque es vuestro… “nido”.

  5. Ser naturales ante todo. Habrán poses, lo sé, pero no sois modelos (aunque algunos lo parezcáis, guapos) pero…no forcéis. Que todo fluya. Yo, por mi parte, intentaré ser lo más cercana posible (por eso lo de llevarnos bien y que haya una conexión). Intentaré relajaros y que estéis felices de compartir esto conmigo.

  6. La preboda es un buen momento para saber nuestros puntos débiles y fuertes, tanto los tuyos como los míos, así que es un momentazo para absorber toda esa información de personalidad para que el día de la boda seamos algo más que “cliente”-”fotógrafo”.

Y con toda esta parrafada, qué mejor manera de poner todo esto que he dicho en boca de otros:

“Tras una búsqueda exhaustiva (estaba de baja y tenía todo el tiempo del mundo) de uno de los requisitos más importantes para nosotros en nuestra boda: una persona que puediera congelar nuestro día de una forma única; ¡Te encontramos!

Buscábamos (como siempre te digo a mi manera) fotos oscuritas, un estilo natural, detallista y dinámico. Lo que no sabíamos era que al contactar contigo por email y recibir una llamada tuya, nos íbamos a encontrar con una persona cercana, risueña y mostrando pleno interés por nuestra historia y nuestro mundo. Eso nos cautivó.

La preboda sirvió para romper el hielo, conocer a la persona que había detrás del objetivo y hacerla partícipe de nuestra intimidad. Eso no costó nada, te enredaste en nuestro mundo como si formaras parte de nuestro entorno desde hacía años. Cuando recibimos los fotones de la preboda casi nos caemos de culo. ¡Qué espectáculo! Cuando alguien es capaz de captarnos tal y como somos y hace que nos encantemos tanto en una fotografía, no se puede pedir más. Ahora toca el día de la boda, que te voy a decir... tenemos el recuerdo completamente fiel a la realidad que vivimos ese día en papel, ¿entiendes? Podemos revivir el mejor día de nuestras vidas gracias a ti. Gracias 🖤”

Y con toda esta mega introducción, os enseño las fotos de Tamara y Antonio, en su preboda en Amsterdam. Eligieron este destino ya que es muy especial para ellos, en especial para Antonio. Tamara le regaló este viajazo para disfrutar de la ciudad, de ellos dos, de nosotros y de las cervezas. (GRACIAS). Lo hicisteis todo tan fácil… que volvería a repetir mil y una vez más.

 

Wedding Photographer Amsterdam

Y una de las cosas que más me gustan de ser Fotógrafa de Bodas es poder viajar, conocer gente, conocer tradiciones, y sobretodo…¡disfrutar y vivir!.

¿Quieres una preboda diferente, única, con estilo y con mágia?.