Boda en Mercantic

I love you more than ever, more than time and more than love,

I love you more than money and more than the stars above,

Love you more than madness, more than waves upon the sea,

Love you more than life itself, you mean that much to me.

Ever since you walked right in, the circle's been complete.

Bob Dylan - Wedding song

thenortherngirlphotography_bodasindustriales_bodasdiferentes_weddingphotographer_spanishphotographer_spanisgweddingphotographer_happyendings_mercantic_elsiglomercantic_antichrist_love_neon_weddingtattoo_CYNTHIAMANOLO-502.jpg

Todo el mundo que me conozca, sabe perfectamente que la música es una de las partes más importantes de mi vida. Siempre, siempre me ha acompañado, he trabajado en el mundo musical y es una de las formas que tengo para expresarme e incluso para evadirme. Si a eso le añades otra de mis pasiones, los libros, el combo perfecto para que me sintiera como en mi casa. Trabajar para gente que tiene las mismas inquietudes que tú, hace que el trabajo deje de ser trabajo.

Ya os hablé de Cynthia y Manolo en una entrada anterior sobre su preboda en la intimidad, donde se desnudaron tanto físicamente como mentalmente. Así que poco más puedo añadir de estas dos personazas.

Empezaron los preparativos en uno de los hoteles más bonitos y con mejores vistas de Barcelona, como es el Hotel Pulitzer.

Después decidieron nada más y nada menos que casarse en un teatro, lleno de libros, vida y arte…mucho arte. ¿Os imagináis qué bonito sería casarse también con el arte?.

Cynthia decidió ser ella misma en todo momento (algo que se agradece). David Sesmero , amigo y maquillador en Londres, fue quien la peinó y maquilló.

Cuando me enseñó dónde estaba el vestido y lo abrí cuidadosamente….lo único que podía decir era:” wow! wow! wow!”. Y así en bucle…. Y no me extraña… llevaba un vestido de novia de Alicia Rueda que quitaba el hipo. Más impresionante y con más personalidad imposible.

Manolo llevaba un traje estilo inglés de Zara impresionante.

Cuando los ví por separado me encantaron, pero ya cuando se juntaron…. ¡Ay!.

La ceremonia y convite, como os dije, se celebró en El Siglo, en Mercantic; un mercado vintage en Sant Cugat (que si nunca lo habéis visitado, os lo recomiendo).

Gracias a Jess, de Happy Endings, por hacer magia en un sitio con encanto. Gracias porque supo cómo darle forma a todo con una delicadeza suprema y sobretodo… por hacer una boda como ninguna, con personalidad. Le acompañó Oh Fleurs donde de nuevo nos cautivó con sus decoraciones florales (prestar atención en el sillón de la ceremonia). Combo perfecto para una boda perfecta. Por no hablar de la comida de Cal Blay que nos dejaron a todos con un sabor de boca…que ñam!.

Todo esto finalizó con una sesión de tatuajes por doquier de la mano de Juju ¡FLIPA!

Por cierto, tanto fue la importancia de la música y la cultura, que la tarta que llevaban…era… especial y tremendamente diferente. De la mano de Sweet Mama. Con el lema: We came be heroes just for one day, del rey David Bowie. También preparó una mesa de dulces para amenizar el baile. ¡Morimos por el dulce!.

Después de todo esto… sólo nos queda disfrutar, así que apretaros el cinturón que… ¡allí vamos!